LA CASA BERNAL

La Casa Bernal es un proyecto de cafetería, restaurante, bodega de vinos y tienda de productos delicatesen nacionales y  regionales, ubicado en una coqueta galería comercial dentro del recinto de la Ciudad Sanitaria Virgen de la Arrixaca, cuyas cifras son de 1.000 camas, habiendo un tráfico diario de 10.000 personas y 3.250 trabajadores. La oferta de Casa Bernal es diferente:

Llega el día, y con él ponemos en liza “Los desayunos de La Casa Bernal”, para los cuales siempre utilizamos el mejor café (por supuesto, Cafés Salzillo); el personal se afana en elaborar todo con la maestría y saber hacer. No en vano, nuestro pan es de pueblo y siempre lo servimos en generosas rebanadas, en compañía de su tomate y un aceite gourmet, como no podría ser de otra forma.

Los vinos, parte que consideramos básicas de cualquier establecimiento, son seleccionados con mimo y esmero para que el consumidor pueda disfrutar del mejor vino al mejor precio.

Somos una familia que desde hace más de tres décadas nos hemos dedicado a nuestra devoción: los vinos y la Gastronomía. A lo largo de nuestra dilatada trayectoria, la principal enseñanza que hemos adquirido es que para beber y comer bien, lo más importante en la vida es tener sensibilidad. Así, para beber un buen vino, no es imprescindible gastarse mucho dinero, y para comer bien hay que comer siempre caviar, aunque sí es necesario tener sensibilidad, conocimientos y, obviamente, algo de dinero para poder comprar.

En La Casa Bernal, en el momento que algún cliente  quiere comprar vinos, le formulamos una serie de preguntas sobre el tipo de vino que le gusta, si es para consumir a diario, si es para un momento especial, con que plato lo acompañará, cuánto dinero se quiere gastar. De esta forma, le aconsejamos el mejor vino siempre al mejor precio, dado que para nosotros lo más importante es que le guste, que pueda sorprender y, por supuesto, que cuando tenga que comprar otra vez se acuerde de nosotros.

En lo que se refiere a la comida, siempre nos gusta tener lo mejor y elaborar los productos con gusto.

Siempre estamos empeñados en tener a la venta productos exquisitos de distintas zonas que puedan acompañar al vino; aquello que preparamos, por ser sencilla su elaboración, no deja de estar perfectamente presentado. Somos incapaces de hacer algo mal a sabiendas, lo que hacemos siempre lo hacemos con buen gusto. Por ejemplo, si hacemos una marinera, intentamos hacer la mejor ensaladilla, con la mejor rosquilla y una buena anchoa; si tenemos hueva de mujol intentamos disponer de una de la mejor calidad.

Esta filosofía, en ocasiones, deviene una manía casi obsesiva porque nuestro dictado primordial es que las cosas siempre las hagamos bien.

Desde el año 2000 venimos organizando un concurso de vinos tintos de la región de Murcia. Se trata de un certamen que echó a andar porque queríamos disponer del máximo de referencias de vinos de nuestra Región. Aunque, como es lógico, si no se tiene la posibilidad de probarlos todos no se puede saber cuáles son los mejores.

Además, queríamos tener recabar opiniones para esa selección, así que convocamos a un grupo heterogéneo de personas relacionadas con el vino (sumilleres, enólogos, restauradores y consumidores). Así, con el tiempo, el concurso se ha convertido en un inmejorable medio para conocer y dar a conocer los mejores vinos elaborados cada año.